Dolor muscular: causas y síntomas

El cuerpo humano posee cerca de 650 músculos diferentes y casi 360 articulaciones. Cualquier músculo o articulación puede doler: el dolor de las articulaciones se produce casi siempre en los hombros y la columna vertebral y en la cadera, las rodillas y los dedos. En cambio, el dolor muscular aparece en primer lugar en la zona del cuello y la espalda. ¿Qué síntomas se presentan?¿Cuáles son las causas del dolor muscular?

Una mujer con dolor muscular en la zona de los hombros

Dolor muscular: las causas más frecuentes en resumen

Aspirina® 500 mg comprimidos es un medicamento que alivia el dolor de cabeza, los dolores musculares y de espalda.

Aspirina® es un analgésico que se utiliza para aliviar distintos tipos de dolores leves o moderados de cabeza. Se trata de un medicamento efectivo contra los distintos tipos de dolores de cabeza, los dolores musculares o el dolor de espalda, que interfieren ocasionalmente en la vida cotidiana.

El dolor muscular (mialgia) puede surgir por ejemplo tras un esfuerzo deportivo o una actividad física poco habitual, aunque también factores como un aporte insuficiente de minerales tales como calcio o magnesio, así como algunas enfermedades, pueden ser las causas del dolor muscular.

  • Lesiones musculares: por ejemplo, en deportes con movimientos de arrancada y parada rápidas (fútbol, tenis) pueden producirse fracturas, distensiones o contusiones. Las dos últimas se manifiestan con un dolor de presión o movimiento, mientras que una rotura muscular o fibrilar también se reconoce además por un hematoma.
  • Calambres musculares: las causas de este tipo de dolor muscular son, en muchas ocasiones, una carencia de magnesio o un esfuerzo físico deportivo intenso; debido a la transpiración se pierde una cantidad mayor de magnesio. Como consecuencia muchas veces experimentamos espasmos musculares en las pantorrillas.
  • Tensiones musculares: una postura incorrecta o el hecho de permanecer sentado durante horas favorecen la aparición de tensiones. Sin embargo, un movimiento perjudicial o la debilidad muscular pueden originar dolor muscular en los hombros, el cuello o la espalda. En ocasiones también puede surgir dolor muscular en el cuello. Las zonas afectadas casi siempre se endurecen y son dolorosas al tacto.
  • Enfermedades musculares: por un lado, microorganismos patógenos como bacterias (tétanos) o virus (virus de la gripe) pueden desencadenar una inflamación del músculo. Por otro lado, puede existir una enfermedad no inflamatoria, por ejemplo, cuando un hipotiroidismo resulta ser la causa del dolor muscular.

Debe consultar con un médico si la causa del dolor muscular es desconocida o si los síntomas no mejoran tras 3-5 días, o bien si se sospecha de una lesión o una rotura muscular.